jueves, 29 de abril de 2010

CERBANTES Y LA ORTOGRAFIA


Cerbantes –y lo escribo así con B, porque él siempre firmó de esta manera-, nunca usó signos de puntuación, ni ortografía alguna. Iba escribiendo a trompicones en cualquier trozo de papel que tenía a la mano: en tabernas, en el campo, en la prisión... en el fondo todos los escritores son así, tienen notas por doquier y el producto final de la obra generalmente queda en manos de los Editores.

Quiero decir con esto, que evidentemente EL QUIJOTE es obra de Cervantes, pero fueron los editores los que le dieron orden, y un estudio Hermenéutico y Exegético demuestra que no es del todo exacto EL QUIJOTE que conocemos al que escribió Cervantes, ¡Da igual! Debemos atenernos al espíritu, no a la letra. (de hecho el título original “El ingenioso Hidalgo Don Quixote de la Mancha” fue cambiado por el que conocemos). Esta idea me gusta porque siempre he pensado que EL QUIJOTE viene de lejos, Cervantes lo que hizo fue beber de la fuente desde donde vienen las historias (Paul Auster certifica el hecho), y de alguna manera al QUIJOTE lo seguimos creando todos.

Cuando algún amigo mío me confiesa no haberlo leído LO FELICITO: Es una prueba inequívoca de que la vida aún le aguarda sorpresas.

FOTO: Plaza Cervantes de Cartagena de Indias Colombia

No hay comentarios: