miércoles, 11 de octubre de 2017

LÍTOTE

“Muy doloroso no es” dije yo atenuando mi retórica, al mismo tiempo que ejercía toda la parsimonia fingida de que era capaz, para que mi cara no me delatara.
“¿Qué harías tu en mi lugar? Dijo él, “No es muy poco lo que yo llevo, como para que me haga cargo de lo tuyo”.
Sorbí lentamente mi café, y antes del último sorbido nuestra amistad había terminado.

martes, 10 de octubre de 2017

PIGMALION TINDER



Pigmalión ha reencarnado en el cuerpo de una mujer urbana dispuesta a esculpir con sus fantasías la estatua del Galateo perfecto, está convencida de que anhelándolo, encontrará al hombre perfecto que la amará desde "el contigo pan y cebolla" hasta el fin de los días, lo esculpe con sus fantasías y con sus dedos, el cincel moderno es su pulgar dando golpecitos en el teléfono móvil, se lo pide a Tinder, esa Afrodita de nuestros días, y nuestra Pigmaliona no sabe -porque no es tan culta- que Afrodita viene de APHROS espuma y que es por ello que ya ha desechado muchos modelos.
Pero hace dos semanas fue diferente, ha encontrado "la pasión" y ha vivido una semana intensa con un "enganche brutal" -según sus propias palabras que considera originales, y no sabe que es la misma y simple narrativa de muchos apasionados-, no sabemos si creerle porque sus batallas amorosas y sus encuentros furtivos siempre son narrados como "lo mejor que me ha pasado en la vida", es difícil unirnos a su voz interior que le dice que este hombre la ama, aunque de momento hace cuatro días que no responde a sus mensajes ni la llama. “Es cuestión de paciencia” piensa, mientras magnifica los atributos del objeto de su amor. Está enamorada, y todos sabemos que el enamoramiento es un malentendido que dura lo que tarda en aclararse. ¡Pobre Pigmaliona!, No está enamorada de la persona, está enamorada de la imagen que se ha formado de la persona, imagen que crece cada día, que se abona con la soledad, que la aleja más del hombre real a quien piensa que ama, imagen que profundiza su pena.

FOTO: Jean Léon Gérôme, Pygmalion and Galatea

martes, 26 de septiembre de 2017

TRENES Y PAREJAS

Los escuché discutiendo mientras esperaba el tren, no pareció importarles mucho que yo me diera cuenta, hablaban claramente pero sin estridencias, cuando ella se quejaba, alargaba las ultimas palabras de sus frases, arrastrándolas con un ligero tono de impaciencia, reproche y resignación; él contestaba: “yo no soy perfecto”, mientras su mirada se clavaba en los nostálgicos vagones abandonados de la estación de tren.

Cuarenta minutos de espera, fueron suficientes para que me pudiera dar cuenta del contenido de su discusión, lo que se percibía en el fondo era una insatisfacción con el hecho de estar juntos. No les faltaron los clásicos: “tu no me escuchas cuando te hablo”, “parece que te importan más otras cosas que yo”, “yo simplemente quiero que me quieras, no más”, etc. no eran lo que esperaban uno de otro, nunca les dijeron que el enamoramiento es un malentendido que dura lo que tarda en aclararse, y seguramente ahora que en el fondo, ya no son parejja, se harán mucho daño para poder justificar la retirada. Los vi subir al tren envueltos en una nube de sueños rotos....
 

Ya mientras viajaba en el tren, me encontré a otra pareja que tienen tres niños, hacía mucho tiempo que no los veía, ambos habían adelgazado, a sus 36 años ella dejó de teñirse los cabellos y estaban ahora matizados por sendos mechones grises, que aunados a su mirada azul, a su sonrisa firme y lo armonioso de su semblante le daban un aire majestuoso. Él se había cortado la barba, su ropa deportiva y su gorra calada al modo que la visten los adolescentes, le daban un aire divertido y atractivo. “Se os ve muy contentos”, -dije- “estamos de novios” –contestaron-... (y supuse que los beneficiarios de esa felicidad eran sus tres niños).  

Una pareja son dos seres maravillosos que a veces se hacen la vida imposible.

lunes, 18 de septiembre de 2017

UNA VIDA PROVISIONAL



Las tiendas de los chinos son la metáfora de la vida provisional, la que no es verdadera, compras algo en esas tiendas convencido que es para salir del paso, una solución temporal mientras encuentras lo que realmente quieres, lo que tendrá peso y sentido, lo que será perenne. Las tiendas de chinos nos solucionan el día a día con respuestas efímeras, muy acorde con la vida provisional que muchas personas tienen.
Entro a una tienda de chinos y el hijo del dueño de cinco años, juega con su tía abuela de cuarenta y muchos, es la hermana pequeña y soltera del padre del dueño. El joven dueño, teclea la caja registradora con la majestuosidad de quien tiene una vida verdadera, y trata al niño y su tía con una mezcla de displicencia y afectuosidad afectada, seguramente tú has visto esto en las bodas, los dardos inquisitorios se dirigen a los solteros, que acaban sentados en la mesa de los niños, en el sitio de la vida provisional y con poco peso.
La vida provisional requiere una mente lúcida y una gestión artística, cuando hay una vida provisional se corre el riesgo de no tomarla en serio, las personas en el paro laboral, además de la sordidez de gestionar su tiempo, corren el riesgo de empezar a resignarse. Los solteros de vocación tendrán que estar despiertos para no salir heridos con la presión social que los mira a veces como un farolillo chino: bueno para un verano.
Lo fascinante es que en el fondo todos tenemos una vida provisional, pero hay quien está exento de experimentar el vacío porque ha recibido una etiqueta que le permite gestionar su tiempo y tener un cierto peso e impacto social: padre, profesor, empleado, director, etc.
Quizás el mundo sea un gran local de artículos efímeros, un campo de vidas provisionales y homogéneas, Kafka sobrevivió metamorfoseándose en algo muy pequeño, eso y quizás también la posibilidad de una vida coherente, con la serenidad de conocer tu sitio en el mundo, con la mirada y la vida puesta en aquello que reclama nuestro compromiso y que por otro lado nos da pasos con sentido, porque a veces podemos transformar nuestra realidad y muchas veces simplemente nos transformamos con ella.

martes, 12 de septiembre de 2017

COMUNICAR ES CONECTAR.

Comunicar es unir, es conectar, es compartir, es poner en común algunos significados. La filosofía sistémica nos permite comprender que estamos comunicados, es decir, conectados: SI LOGRAS COMUNICAR, LOGRAS CONECTAR, SI TE COMUNICAS, TE CONECTAS.
Debemos decir previamente que la forma generalizada de comunicación en la que un emisor simplemente comparte un mensaje con un receptor es la más pobre, la comunicación en la que quiero reflexionar es aquella en la que se crean nuevos significados en el intercambio de información, una semántica que se traduzca en semiología para una vida llena de sentido.
RECIBIMOS MENSAJES
No sabemos con certeza si la realidad física (el universo físico) o el ser en general, está emitiendo mensajes o señales, pero en lo que se refiere a la experiencia humana, estamos conectados a varios sistemas, especialmente nuestra familia, de tal manera que la "desconexión" es una ilusión, y muy probablemente el origen de muchos sufrimientos. La familia a la que pertenecemos, y que incluye a todos los que nos han precedido, aunque no les hayamos conocido, la cultura en la que hemos nacido, y cualquier sistema al que pertenezcamos emite señales, genera mitologías, registra acontecimientos que quedan grabados en la memoria sistémica y que son recibidos e interpretados por nosotros, es decir, les damos vida.
Por ejemplo, un no nacido, una muerte trágica, un acontecimiento muy doloroso, a nivel sistémico genera una memoria que será recibida por algún miembro posterior de la familia, quien interpretará ese mensaje en varios sentidos:
1. Interpretación en el sentido semántico y semiótico (semiológico): es decir la comprensión mental consciente o inconsciente (semántica) que muchas veces es meramente racional y lingüística, y un nivel de significación que va más allá de la comprensión mental, más allá de lo verbal, es lo que conocemos como Semiología o Semiótica.
2. Interpretación en el sentido EXPRESIVO, es decir la manera como se le da vida a ese mensaje. 
De esta manera, el mensaje de un no nacido podría tener una resonancia semiótica en una persona que comprenderá (generalmente de manera inconsciente) que hay dolor familiar, y en la polisemia interpretativa podría expresar esa memoria, no aprovechando la vida, por lealtad a esa memoria, a ese mensaje familiar. Debemos recalcar que el mensaje familiar carecía de intención, es la resonancia en el miembro de la familia a quien le llega el mensaje la que nos permitirá ver una vida conectada (en comunicación) con ese dolor.
EMITIMOS MENSAJES
Hasta ahora solo he hablado de la recepción e interpretación de los mensajes, es el momento de reflexionar en nosotros mismos como mensaje y como emisores de mensajes, y podría ser que nuestro mensaje tenga poca repercusión, poco impacto social, si esa situación de insignificancia “duele”, generalmente se compensa con el PARLOTEO, parloteo verbal y parloteo social. Cuando nuestro mensaje no tiene impacto, aparece la fuerza del silencio como bálsamo, el silencio verdadero es el gozo de ser, felicidad ontológica, un contacto con “lo más íntimo de mí mismo” (eso decía Agustín de Hipona).
El amor es una intimidad compartida, y el propósito de toda buena comunicación (conexión) es la intimidad. Paradójicamente la intimidad es una fuerza poderosa que nos mueve, pero a la que también le tememos. Hacemos cosas sorprendentes con el objetivo de buscar intimidad y al mismo tiempo la evitamos.
LO QUE BUSCAMOS LOS SERES HUMANOS
El ser humano en lo que a comunicación se refiere busca SER ACARICIADO y SER COMPRENDIDO (sentirse conectado, tener intimidad), las personas, por encima de buscar ser queridos (ser acariciados), buscamos ser comprendidos (sentirnos conectados, comunicados, en intimidad).
En lo que se refiere a nivel existencial, el ser humano busca que sus asuntos tengan sentido, esto se relaciona profundamente con la manera como gestionamos nuestro tiempo. Las caricias y la gestión del tiempo son asuntos básicos para los seres humanos. La gestión del tiempo y la búsqueda de intimidad, nos permiten comprender la comunicación que muchas personas tienen, puesto que la INTIMIDAD es una riqueza muchas veces inasequible, y no nos han educado para disfrutar de la riqueza del TIEMPO NO PRODUCTIVO (silencio), muchas veces compensamos la ausencia de esas riquezas (intimidad y silencio) con Parloteo y con patrones sociales bien definidos e introyectados por la cultura en la que hemos crecido: incluidos la religión, ideas políticas, clase social, mitos familiares y culturales, valores, etc. De esta manera hemos encontrado la manera de intercambiar caricias y gestionar el tiempo mediante: ceremoniales, pasatiempos y juegos sociales. Por supuesto también las actividades, por ejemplo, el trabajo, estructura que permite gestionar el tiempo y realizar intercambios de "caricias" generalmente sin intimidad, y claro está, la intimidad, máxima expresión de la comunicación.
Respecto de los juegos, solo señalar que me refiero a "juegos sociales" donde hay un ajuste de cuentas, unas reglas, un desenlace, etc., y todo ello para evitar la intimidad y aguantar tener que gestionar "un tiempo", allí tenemos el alcoholismo, el juego del "deudor", los juegos de matrimonio, juegos de consultorio, etc. El hecho de que se les llame juegos, no quiere decir que son divertidos. Puedes profundizar en el libro "JUEGOS EN QUE PARTICIPAMOS" de Eric Berne. Una buena alternativa a la falta de intimidad (conexión, comunicación, etc.) es el SILENCIO. Tenemos grandes fugas de energía con el PARLOTEO, la comunicación sin sentido, la emisión de mensajes sin la creación de una intimidad.
Cuando eres coherente, te comunicas bien contigo mismo.
Cuando eres compasivo, te comunicas bien con los demás.
Cuando asientes al lugar que te corresponde en el mundo, perteneces y disfrutas de la felicidad de ser.