lunes, 3 de noviembre de 2008

Aviones



Hace muchos años que prácticamente todas las noches sueño aviones. Ciertamente el sueño ha ido evolucionando y al principio soñaba que los aviones se estrellaban, y eran muchos los que lo hacían. Con el tiempo el avión era uno solo pero siempre se estrellaba, yo vivía el sueño con una mezcla de excitación y fascinación.


Ya podréis imaginar que no hubo interpretación a la que no recurriera para mi experiencia onírica, de la mano de una terapeuta Gestalt fui vivenciando los sueños en primera persona, es decir narraba el sueño como si yo fuese el avión que se estrellara... de tal guisa que al correr de los meses el avión solo se partía en dos, luego daba un tropezón y casi al cabo de un año de trabajo con el sueño, el avión aterrizaba tranquilamente por las calles de la ciudad.


Hace años que el sueño con los aviones es un sueño tranquilo. Solo un par de veces he vuelto a soñar que el avión se estrella.


Esta noche he tenido un sueño tan real, tan vívido que era más intenso que la realidad, pues un avión de Aeroméxico me hacía aterrizar de manera perfecta en mi país, no lo pienso interpretar, prefiero quedarme con la sensación de ser el avión que cruzaba el aire de la gran ciudad con belleza, con armonía, surcando el viento con complicidad.


FELIZ LUNES

1 comentario:

Taide dijo...

Los sueños suelen ser nuestros "secretos del alma", aquello que quiere ver la luz, pero le mantenemos reprimido...
Para mi soñar es evidenciar lo que sabemos, pero no nos queremos enterar.

Es Agradable leer sus escritos.